El maridaje entre arte y gastronomía a propósito del proyecto “ALTEA-COME-ARTE”

Captura-de-pantalla-2014-07-16-a-las-15.29.08

El maridaje entre arte y gastronomía

Con ocasión del actual proyecto “ALTEA-COME-ARTE”, que consiste en la exposición de obras de arte de 24 artistas seleccionados de la Facultad de Bellas Artes de Altea en 24 establecimientos hoteleros y de restauración alteanos, resulta interesante señalar el perfecto maridaje entre el arte y la gastronomía, dos factores que tradicionalmente se han alimentado y potenciado de forma mutua. Esta iniciativa, surgida de “Barranquí” e impulsada por el Ayuntamiento de Altea y la Facultad de Bellas Artes, se prolongará hasta el 30 de septiembre y pretende aunar dos de las señas de identidad de Altea (crear/comer) mediante la colaboración de establecimientos dispuestos a acoger obras artísticas en sus salones/comedores. Y en el Hotel Tossal d’Altea hemos querido, por supuesto, unirnos a tal idea, y así exponemos en nuestro “Menjador Almàssera” un cuadro del autor Juan Mora.

Aunque la exposición colectiva de tales obras tiene lugar en la “Sala d’Exposicions Casa Toni el Fuster de Fundación Schlotter”, ahora el arte también sale de su espacio natural y viaja a los restaurantes. En este sentido, nótese que la productiva relación arte-gastronomía se establece ya desde el puro placer estético y las sensaciones generadas en el receptor/comensal: es decir, la degustación de un buen plato (gusto y olfato) está cerca del goce que origina la contemplación o escucha (vista, oído) de una obra, pues en ambos casos se estimulan los sentidos por distintas vías. Aquí, un ejemplo evidente de la fusión: la cocina más sofisticada y aparente ha incorporado composiciones visuales que semejan, incluso, complejas creaciones de autores esteticistas. Y el propio arte, por su parte, se ha inspirado en la gastronomía como fuente temática de gran riqueza cultural.

En todo caso, de poco serviría la atractiva estructura visual de un plato si no viene acompañada por la esencia real de la cocina: la mixtura de sabores, texturas, cocciones o combinaciones que conllevan, en conjunto, una experiencia vívida del comensal que degusta tal producto. El ciclo creativo comprendería la receta como indicador del recorrido a seguir, la aplicación de la técnica y la sensibilidad personal del creador para materializarla, el plato final como obra resultante de atributos valiosos (en forma y fondo) y el Chef como autor.

Desde luego, se trata de un universo fascinante de artes entrelazadas que se complementan y funden en un todo. Y Altea ostenta el arte y la gastronomía como dos estandartes muy propios.

Anuncios